Audios y Videos, Deportes, General

Preparador físico argentino nos cuenta su experiencia en el fútbol de Bielorrusia

0 63

El joven argentino Fernando Cabaleiro, de 38 años, fue preparador físico durante un año y medio en Dínamo Brest, club de Bielorrusia al que recientemente ha desembarcado como presidente Diego Armando Maradona, y detalló algunas vivencias que lo marcaron y le llamaron la atención.

Oriundo de Lincoln, provincia de Buenos Aires, Cabaleiro residió durante un año y medio en ese país, que conserva tradiciones culturales de la época soviética. Incluso Cabaleiro deslizó algunos términos en ruso, aunque comentó las diferencias existentes entre una sociedad más ortodoxa, como la bielorrusa que aún conserva la pena de muerte, y la rusa, sede del próximo Mundial de Fútbol.

En diálogo con La Capilla Deportiva, dejó entrever cuáles fueron los motivos que lo llevaron a dejar el club, con las dificultades y trabas de lenguaje y culturales propias, y apuntó a un interesante proyecto durante este mes, en el que junto a Guillermo Cañas formarían parte del cuerpo técnico de la tenista rusa Svetlana Kuznetsova.

“Volví a Argentina en abril y al mes salió la noticia de Diego (Maradona). En principio, entrenaríamos un mes con la tenista rusa Svetlana Kuznetsova, en una gira desde Moscú. Desde que terminé de estudiar, trabajé de preparador físico. La chance en Bielorrusia se dio por un amigo, de casualidad. Yo averiguaba compra de GPS para utilizar con mi equipo y el vendedor, Cristian Solari, había recibido una oferta de trabajo. Como él no fue, me recomendó a mí. Fui solo a Bielorrusia. Había un solo jugador argentino, el ‘Chino’ Torres, que hizo un gran trabajo y fue el mejor jugador de la liga. Ahora está en México (también pasó por Newell’s Old Boys de Rosario). Aprendí a hablar algo de ruso ahí, y de inglés hablo muy poco. Cuando me ofrecieron la renovación, decidí volverme. No era lo mismo no trabajar con tu gente y tu cuerpo técnico”, indicó.

“Culturalmente, Bielorrusia es un país muy distinto a lo que estamos acostumbrados. Incluso en otras partes de Europa. Por ejemplo, que hable con vos porque nos conocimos en el avión. Eso es raro que ocurra en otro lado. El latino se hace cómplice con el otro. Allá son más cerrados. Hasta que no entablás una relación, difícil conocer cosas de ellos. Hasta que se ganan tu confianza, no es fácil. Bielorrusia está en democracia ahora, pero durante mucho tiempo no lo fue. Es lo último que quedó de la URSS. Hay cosas lindas y otras que te impactan. Son personas más serias y rígidas. Al principio me costó mucho adaptarme, desde el trato hasta la forma de vivir, de comer. El frío juega un papel importante. Entonces la gente no sale. Me llevo un recuerdo muy lindo de Bielorrusia”, describió este argentino que conoció y experimentó desde adentro las costumbres típicas de esa sociedad.

El interesante diálogo se vio cortado abruptamente por el último llamado a abordar el trayecto rumbo a Moscú. En los próximos días, Radio Capilla intentará vivir y describir su propia experiencia.

Publicaciones Relacionadas

Deje un comentario

Usted debe iniciar sesión para publicar un comentario.



Quién está en línea

No hay usuarios activos