General, Novedades Musicales

Se cumplieron 18 años de la muerte de Gilda

0 371

Un día como el de ayer 7 de septiembre pero de 1996, a los 35 años de edad, perdía la vida trágicamente la popular cantante de cumbia Gilda. En el día en que se cumplieron 18 años de su muerte, sus seguidores reclamaron un reconocimiento para la desaparecida cantante.

“A 18 años de su muerte, está pasando lo mismo que le pasó en vida: le faltan el respeto. Por desidia o por burocracia. A la hora de bailarla están todos pero cuando hay que mover un dedo, no”, se quejó su biógrafo, el escritor y periodista Alejandro Margulis.

Como cada 7 de septiembre, los fans de Gilda, se reunieron para rendir tributo a la autora de decenas de éxitos como “No me arrepiento de este amor” y “Fuiste”, entre otros.

Algunos lo hicieron en el cementerio de la Chacarita, donde están sus restos, y otros en un altar instalado a la vera de la ruta en Villa Paranacito, Entre Ríos, donde perdió la vida en un accidente vial, a los 35 años, en 1996. En el choque también fallecieron su madre y su hija, además de tres músicos y el chofer del minibus en el que viajaban.

Por otra parte, los seguidores reclaman que su ídola tenga un monumento en el cementerio y que se tomen medidas para que deje de inundarse el santuario de la ruta, explicó Margulis, autor del libro editado en 2012 “Gilda, la abanderada de la bailanta”, como ella misma quería ser recordada.

El nombre de Gilda era Mirian Alejandra Bianchi pero en su casa le decían Shyll, lo que daría paso a su nombre artístico.

Nacida el 11 de octubre de 1961 en un hogar porteño de clase media, se crió muy alejada del ambiente popular de la cumbia y la bailanta, música que no le gustaba.

Con casi 30 años, descubrió su pasión por la música e inició un nuevo rumbo que hizo estallar su matrimonio con el empresario Raúl Cagnin, con quien tuvo dos hijos, Mariel y Fabricio.

Venerada en varios países de Sudamérica, en su corta pero intensa carrera de cantante y compositora, grabó cinco discos, y llegó a vender más de un millón de copias en Bolivia, donde actuó en varias ocasiones, al igual que en Perú.

“Gilda fue una bisagra, ha superado barreras. Su música no es de gueto y atravesó las clases sociales. Se la escucha en la villa y la bailan las clases acomodadas”, afirmó Margulis.

Publicaciones Relacionadas

Deje un comentario

Usted debe iniciar sesión para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Quién está en línea

No hay usuarios activos