El pasado viernes, en el marco de los 40 años de la Gesta de Malvinas, cinco veteranos estuvieron presentes en la escuela Juan Bautista Alberdi, por la mañana, y por la tarde brindaron una disertación con presencia de estudiantes del IPEM 304 Juan Carlos Ferrero.

En el auditorio del Centro Cívico Cultural, Carlos González se refirió al reciente libro presentado, “Malvinas en mi corazón”, y compartió su experiencia de la guerra, al igual que el moderador Gabriel Flores, el piloto de un avión A4B Antonio Francisco Zelaya y el submarinista Damián Washington Riveros, tripulante del submarino Ara San Luis.

También se desarrolló una muestra fotográfica en el ingreso al lugar.

Notas a excombatientes antes de la disertación.

Disertación de cinco Veteranos de Malvinas.

GABRIEL FLORES

“Yo pude optar por no ir a Malvinas porque era hijo único de madre soltera. En aquella época, septiembre de 1981, me imaginaba que haciendo servicio militar iba a ser mayor. La historia me puso en Malvinas. Una vez terminado Malvinas tenía excusa para agarrar el camino equivocado, pero gracias a Dios tuve una cabeza muy fuerte para no tomarlo. Entonces quiero dejar ese mensaje, tuve la oportunidad de agarrar el camino equivocado y no lo hice”. 

ANTONIO FRANCISCO ZELAYA 

“En la época de la guerra yo era un profesional, capitán de la Fuerza Aérea, ya tenía experiencia. Nuestras misiones consistían en bombardear los navíos ingleses, luego atacar en el desembarco y las tropas que estuvieran en tierra”. 

“Mi bautismo de fuego fue el 12 de mayo, fue un bombardeo mutuo en el que los ingleses se retiraron. De las ocho cuadrillas que iban a combate, volvimos cuatro. La gran pérdida de este primer día nos permitió sacar varias conclusiones que aprendimos para los demás días y tener un resultado positivo al final de la guerra. Lo fundamental fue el cambio de táctica de la Fuerza Aérea que permitió que tuviéramos resultados exitosos”.

DAMIÁN WASHINGTON RIVEROS 

“Mucha gente no sabe que hubo submarinos en la Guerra de Malvinas, hubo dos submarinos destacados. El Submarino Santa Fe en el día 2 de abril participa de la toma de las Islas Malvinas, y luego el día 28 de abril se realiza un viaje hacia las Islas Georgias. En el intento de salir de esas islas, el submarino es interceptado por helicópteros ingleses. Todavía en las Islas Malvinas no habían comenzado los ataques, obligaron a amarrar el submarino y tomaron prisioneros a los tripulantes argentinos. Tuvimos dos incidentes que provocaron la muerte de un compañero e hirieron a otro”.
“El submarino Ara San Luis, en el que fui tripulante, en el día 26 de abril nos dan la orden de que nos teníamos que destacar (zarpar), llegamos el 29 de abril y nos asentamos en el fondo, el 1 de mayo empezamos a subir y a 50 metros de profundidad, nos comunicaron que teníamos un contacto. Inmediatamente el comandante dijo que ocupemos nuestro puesto de combate, ya que a cualquier contacto que hubiera en la zona, teníamos que atacar, sin saber si eran argentinos o ingleses. Nosotros no los buscábamos ni ellos a nosotros, y se realizó un primer ataque a una fragata inglesa. El primer ataque no fue efectivo y los ingleses comenzaron con helicópteros a buscarnos, tiraron torpedos bajo el agua e intentamos evadirlos. Nos chocamos contra el fondo, y el torpedo nos seguía buscando, igual que los helicópteros y los barcos. No teníamos batería y el aire no estaba en buen estado, y cada vez que queríamos salir a superficie no podíamos. El día 8 de mayo, hicimos otro ataque y éste sí fue efectivo, explotó un torpedo. El día 11 de mayo atacamos a dos fragatas y no hubo buenos resultados, desde ahí el comandante tomó la decisión de regresar porque nuestro ataque no era efectivo. A todo esto, estuvimos 39 días navegando, 848 horas de inmersión, y llegamos con la idea de reparar el submarino y volver. Llegamos el 19 de mayo al puesto naval de Belgrano, nos agarró el 14 de junio cuando estábamos listo para salir y nos enteramos que se había dado alto al fuego”.
“La labor del submarino fue altamente calificada y fuimos 34 tripulantes con el orgullo de haber participado en la recuperación por las Malvinas”.  
“Nosotros pensábamos que se iba a resolver de una manera diplomática, nunca pensamos que sería una guerra. Al estar bajo del agua no sabíamos nada de lo que pasaba”. 

CARLOS GONZÁLEZ 

“Es importante destacar la labor que hicimos en Malvinas, de las tres fuerzas. Integré la Patrulla de Exploración y Combate Gato del Regimiento de Infantería 8, cuya misión era brindar alarma temprana y seguridad al Regimiento en la zona de Monte Sulivan en la Isla Gran Malvina. Cumplimos muchas misiones que han impactado en mi corazón. Estos impactos van de pisar Malvinas el 6 de abril, de formar parte del grupo que recuperó e izó la Bandera Nacional Argentina en Malvinas, del impacto de la muerte de tres compañeros de la patrulla Mancha y del impacto de caer prisioneros por los ingleses después de tanta entrega y lucha”.

“Para derrotarnos, los ingleses movilizaron más de 28 mil hombres, trajeron más de 100 buques de guerra, portaviones, submarinos, fragatas, más de 150 aeronaves. Se sirvieron del apoyo logístico y satelital de los Estados Unidos y de nuestros vecinos chilenos. Combatimos con lo que teníamos y en defensa propia. ¿Cómo no sentirme orgulloso de ser veterano de Malvinas? Y dije veterano, porque seguimos combatiendo por Malvinas”.