“Afortunadamente lo pudimos bajar de la barranca, con toda una logística de maquinaria porque era complicado bajarlo de ahí, pesa alrededor de 200 kilos”, confirmó el técnico en Paleontología Javier Ochoa, ya con los restos del gliptodonte prestos a quedar alojados en un sitio dispuesto por la Municipalidad de Villa Ascasubi.

Con personal municipal a cargo de Mario Flores, se sumaron Franco Druetta, Guillermo Druetta, Pablo Montoya y un grupo de colaboradores y se rescató con rapidez el fósil en un trabajo quirúrgico. “Son personas de la localidad. Es importantísimo que la gente sume su granito de arena para que esto pueda ser expuesto y puesto en valor. Agradecidos a ello y la Municipalidad. El bochón está a salvo, a buen resguardo, hasta que comience el trabajo de la preparación”, detalló el especialista.

El trabajo para extraerlo de la barranca fue minucioso, hasta poder depositarlo en una tarima para su traslado posterior. “Tenemos que esperar que el yeso seque. Luego, lo que sigue, es cortar el bochón en la superficie, abrir una ventana hacia los costados del bochón. Vamos dejando al descubierto el material óseo y el sedimento que contiene. Preparamos desde arriba hacia abajo. Limpiamos la coraza, se hace un proceso de consolidación, con solución de laca para madera diluida en thinner, y hacemos un laminado de la superficie interior de la coraza, con una técnica de seguridad para que el material se conserve en su estado original. Una vez que esté todo preparado, sigue la puesta en valor del fósil, que es la exposición”, detalló en cuanto al trabajo a realizar.

Incluso cuando se realice esta preparación, podría aparecer algún hueso más en la parte interior. En ese sentido, Ochoa se ilusiona en que pueda aparecer un diente del fósil.

El material será expuesto tal cual se preservó. Según sugiere Ochoa, se hace una réplica para el público.

Al ser el primer fósil, Villa Ascasubi dará un salto en investigación científica de paleontología.

Consultado si se podrá visualizar el trabajo de preparación del fósil, indicó: “Vamos a tratar de organizar de tal modo que, algunos días, podamos destinar un tiempo de visitas. Esta parte (la preparación) es muy delicada y tediosa porque hay que hacerla con paciencia, con laca, resina y elementos nocivos”.

Videos de vecinos presentes en el lugar.