La escuela primaria Miguel Gerónimo Ponce y el colegio secundario IPEM N° 37 Coronel Hilario Ascasubi suspendieron las clases en el turno tarde de este martes, en tanto que el jardín de infantes Merceditas de San Martín tenía clases normales, aunque dejaba supeditado a los padres la decisión de enviar a sus niños a la institución, a raíz de complicaciones de salud por efectos de la desinfección desarrollada ayer.

ESCUELA PRIMARIA

“Hemos decidido suspender las clases porque han aparecido casos menores de reacciones alérgicas debido a la desinfección de ayer. Como prevención y cuidado de la salud, nos comunicamos con la directora del hospital y le comuniqué a la supervisora, que avaló la suspensión de actividades únicamente por el día de hoy. Hemos tenido un cuadro en la auxiliar escolar, que abrió a la mañana, tuvo comezón en la cara y malestar general y se dirigió al hospital, donde le colocaron un inyectable. A algunos niños le ardían los ojos, por lo que es mejor prevenir, nos vamos a casa, regresamos mañana y seguimos ventilando hoy a la tarde. Me informan que eran necesarias solamente tres horas de ventilación, hoy ingresamos a las 9.30, creíamos que era suficiente. Pero las condiciones del clima no están ayudando, porque la atmósfera está baja, entonces concentra el olor en lugar de producir la evaporación y la dispersión si hubiese viento”, explicó a Radio Capilla la directora del colegio primario, Zully González.

De todas maneras, las clases se desarrollaron con normalidad en el turno mañana. “A las 13 horas, empezaron algunos niños a tener ardor en los ojos. Nos enteramos que en el nivel medio había habido varias reacciones alérgicas, así que es mejor cuidarnos, prevenir y regresar mañana. Mañana habrá actividad normal”, agregó.

La directora informó además que la actividad de la Feria de Ciencias, que estaba programada para hoy, ha sido postergada, en principio, para mañana.

JARDÍN DE INFANTES

Si bien se reportaron ardor en ojos y algunos inconvenientes en docentes y niños, las clases en el turno tarde se realizaban con normalidad, aunque las puertas y ventanas se mantenían abiertas y los chicos eran dirigidos a actividades en el patio.

La directora Andrea Ré señaló que cada padre y madre tiene la decisión de enviar o no a sus niños al jardín.

ESCUELA SECUNDARIA

Las clases se desarrollaron con normalidad hasta media mañana, momento en el que se reportaron inconvenientes en algunos estudiantes. Se suspendieron las clases del turno tarde y se mantenían puertas y ventanas abiertas.

INFORME DESDE EL HOSPITAL

“En realidad, nos han llamado desde las escuelas porque había chicos que comenzaban a retirar, no ha sido una cantidad exagerada, y una empleada de maestranza del primario, que más tomó contacto, cuatro o cinco chicos del secundario y un par de chicos del jardín de infantes. Cuando tomamos conocimiento de esto, rápidamente nos contactamos con el señor de la empresa de fumigación para saber el nombre del producto. No hay que sembrar el pánico, porque tiene mucho que ver en esto la concentración en que se aplica. Apostamos a que la empresa de fumigación lo hace en concentraciones adecuadas para que, en el lapso de tres horas y con buena ventilación, toda institución o casa vuelva a ser habitada normalmente. Creo que no hay que hacer de esto algo más grande de lo que es”, indicó la directora del Hospital Municipal Eva Perón, María de los Ángeles Soldá.

“Se han dado recomendaciones de dejar todo ventilado en las escuelas. Desde la empresa, las indicaciones fueron dadas de la siguiente manera: fumigar, tener cerrado durante unas tres horas y luego abrir, que se hizo ayer a la mañana, y si las escuelas estuvieron abiertas durante toda la tarde y hoy a la mañana, teóricamente no tendría que haber ocurrido. Algo no ha sido exactamente así, por lo que algunos casos ocurrieron. Creo que no van a ser muchos más de los que ya están”, agregó.

Respecto a recomendaciones para quienes han sufrido alergias y ciertos inconvenientes, apuntó: “En primer momento, con la indicación de concurrir al hospital, era tener una conducta expectante para que no pasara a mayores y hacer enjuague con agua solamente y paños frescos. Luego, el médico tomará conductas para bajar reacción alérgica con medicación que corresponda. Pedimos a padres que lleven al niño al pediatra, que aquí viene lunes, miércoles y viernes hasta las 10 de la mañana, o llegarse al hospital, para tener mayor tranquilidad. Pero no debería pasar a mayores”.

Sobre la cantidad total de personas afectadas entre las tres instituciones que fueron atendidas en el hospital, señaló: “Son cuatro o cinco chicos del secundario y una auxiliar docente. Puede haber llegado alguien más después del mediodía, en este tramo”.

Finalmente, expresó: “Hay que llevar tranquilidad. Los docentes están instruidos de cómo debe efectuarse la ventilación. Los niños del jardín están en el patio. Me he comunicado con todas las directoras y han tomado cartas en el asunto todas. El hospital sigue abierto para quien lo necesite”.

LA SUSTANCIA APLICADA

La sustancia aplicada ayer en las tres escuelas es un piretroide, deltametrina.

De acuerdo a Wikipedia, los piretroides son sustancias químicas que se obtienen por síntesis y generalmente son compuestos más tóxicos para los insectos y también para los peces. Permanecen durante más tiempo en el medio ambiente que las piretrinas, ya que la modificación química en su fórmula los hace más estables a la luz solar y el calor. Se hidrolizan por álcalis (en las formulaciones se utilizan derivados de petróleo como disolventes). Son relativamente biodegradables y ya se han dado casos de resistencia por parte de los insectos. Representan ambos lo más antiguo y, a la vez, lo más novedoso de los insecticidas.

La deltametrina es uno de los componentes en los insecticidas más utilizados en todo el mundo y se ha convertido en un elemento altamente empleado por las compañías de desinsectación y por los agricultores. Este elemento es miembro de una de las familias de insecticidas más seguros, los piretroides sintéticos. Mientras que para los mamíferos, este insecticida es clasificado como seguro, es muy tóxico para la vida acuática, particularmente los peces, y por tanto debe ser utilizado con extrema precaución alrededor de zonas de agua.

Hay muchas aplicaciones para la deltametrina, desde su uso en agricultura hasta el control de insectos en las casas. La deltametrina ha sido aprovechada para prevenir la extensión de enfermedades transportadas por las garrapatas en perros, roedores y otros animales excavadores. Es efectivo en la eliminación de una amplia variedad de plagas de los hogares humanos, especialmente arañas, pulgas, garrapatas, cucarachas, chinches, hormigas, etc.