El “Colo” Cabrera, símbolo de Estudiantes de Río Cuarto: otro jugador nacido en la LRRF que conquistó el ascenso a la B Nacional

Un “León” de un equipo al que apodan “León”. Eso representa Alejandro Cabrera, mediocampista surgido futbolísticamente en Argentino Colonial de Los Cóndores, en el que debutó en Primera muy joven en la Liga Riotercerense, antes de su paso por Lautaro Roncedo de Alcira Gigena e impregnar con su estirpe el verde césped del Antonio Candini de Estudiantes de Río Cuarto.

Capaz de trabar con la cabeza, lanzándose al suelo de espaldas, el “Colo”, nacido el 30 de septiembre de 1992, es de esos jugadores que todos quieren tener de su lado en una cancha.

“Conseguimos algo muy importante, así que hay que disfrutarlo”, indicó a La Capilla Deportiva, tras el histórico ascenso del celeste del Imperio del Sur a la B Nacional, al superar 2 a 0 a Sarmiento de Resistencia el domingo pasado.

“Hemos vivido muchas emociones en este último mes, contando el partido con Boca”, agregó el “Colo”.

Sobre el prolongado 0-0 ante los chaqueños, ya que el partido se destrabó en los últimos minutos, reconoció que por momentos se le pasó por la cabeza la posibilidad de que se les escapara la chance de festejar en casa.

“Llegué en 2016 a Estudiantes. Los primeros momentos no fueron buenos porque no me tocaba jugar. Cuando tuve la chance, gracias a Dios pude jugar. Y hemos conseguido muchas cosas importantes en estos tres años y medio”, añadió.

“Con la gente tenemos una relación muy linda, se siente el cariño. Uno intenta devolvérselo dentro de la cancha”, afirmó.

Sobre posibles llamados de otros clubes a partir de su impactante desempeño ante Boca por Copa Argentina, mencionó que no es momento de hablar de ello y prefirió aferrarse a los festejos, para disfrutarlo con familiares y amigos.

El año pasado, estuvo cerca de acordar vínculo con Instituto Atlético Central Córdoba, aunque no hubo acuerdo final entre clubes por la rescisión, en tanto que Belgrano de Córdoba, que anunció su incorporación por redes sociales, no lo contactó, según su palabra.

Sus inicios

Después de jugar en las inferiores de Talleres de Córdoba y Deportivo Atalaya, de muy joven retornó a Los Cóndores. Empezó a jugar en la Primera a los 14 ó 15 años. “No tenía ganas de ir a ningún lado. Tomaba el fútbol como un hobby. Hasta que apareció Roncedo y después Estudiantes. Y aquí estamos”, enumeró.

En su Facebook, el arquero Martín Culjak compartió una fotografía del plantel de Argentino Colonial que en 2009 conquistó el ascenso al Círculo Superior de la LRRF. “Con tan sólo 15 años fuiste el jugador del que todos hablaban, hoy 10 años después lográs ascender a la B Nacional. Sólo decir yo jugué con Colo Cabrera”, expresó el experimentado arquero y ex compañero de equipo.

Respecto a su experiencia en Córdoba, Cabrera valoró: “Por ahí era muy chico, empecé a manejarme solo en muchas cosas de la vida. Estoy agradecido a eso”.

La repercusión que tuvo el partido ante Boca y el ascenso provocó una exposición mediática potenciada. “Por las redes sociales, todo te llega. Yo lo tomo tranquilo. Obviamente a uno cuando le hacen un halago lo pone bien”, comentó.

En alusión a la lluvia de críticas por arbitrajes que habrían favorecido a Estudiantes en la gesta del ascenso, respondió: “Como digo siempre, a nosotros no nos importa qué dicen. De 27 partidos, perdimos uno solo. En 26 partidos no te pueden ayudar los árbitros. Estamos en libertad de expresión. Como grupo nos hicimos fuertes y no nos entraban las críticas. Sabemos del sacrificio y el trabajo que hicimos para lograr esto”.

Sobre la expulsión de Federico López, en la que tuvo incidencia su participación y que permitió que Estudiantes afianzara su dominio ante Sarmiento, apuntó: “De la segunda amarilla, no veo la queja. Es falta clara. El jugador me engancha. No sé qué protestaba”.

Respecto al futuro, señaló: “Me queda un año más de contrato. Es un club donde estoy cómodo, me han tratado de la mejor manera. Obviamente si aparece una oportunidad mejor, por mi edad, sería bueno pegar el salto”.

“Hemos conformado un grupo muy bueno, con experiencia y juventud. La convivencia es de la mejor manera. Nosotros tratamos de apoyarnos en los grandes, porque tienen más batallas que nosotros y saben de estos momentos. Vamos todos juntos de la mano”, reforzó el “Colo”.

Sobre las repercusiones de sus grandes actuaciones individuales y la ola de comentarios generados en redes sociales, indicó: “No soy de fijarme si salgo en una foto o una tapa. Me importa conseguir objetivos grupales”.

“No miro los partidos. Mala mía, pero no acostumbro a ver repeticiones de los partidos nuestros. Soy un jugador que tiene mucho sacrificio y que va a todas las pelotas como si fuera lo último. Eso es lo mío, la entrega y el sacrificio”, se definió.

“Siempre que puedo, me vuelvo a ver la familia. Trato de disfrutarlos y apoyarme en ellos. A Roncedo también lo sigo, he dejado amigos en Gigena. Pasé momentos muy lindos ahí”, reconoció Cabrera, que no olvida sus orígenes y los gratos recuerdos que le ha deparado el fútbol.

Tal como ocurre en un joven de pueblo que ha obtenido grandes triunfos fronteras afuera, cuando retorna al pago, disfruta el paseo: “Cada vez que voy al pueblo, ando tranquilo. La gente me conoce de chico. Me siguen y me preguntan cómo me va”.

“Trato de pensar en que lo mejor está por venir. Pero hay que ir a buscarlo, con trabajo, con dedicación, con esfuerzo. Ahora disfrutaremos esto y ya después empezaremos a entrenar para lo que viene”, afirmó el mítico “León” de Estudiantes de Río Cuarto. Mostrando garras y dejando la vida por una pelota, seguramente será así.

FOTOS: Facebook de Colo Cabrera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.