En Elenense, cuestionaron la sanción del penal

Tras un prolongado período de inactividad, Fernando Fumero volvió a jugar y anotó para Elenense.

La victoria 2 a 0 del Atlético Ascasubi comenzó a gestarse en una jugada crucial, cuando el árbitro Gastón Monsón, a instancias del asistente Javier Scalabrini, sancionó penal una mano dentro del área de Rodrigo Londero. Por la airada protesta, el capitán y goleador de Recreativo Elenense, Fernando Fumero, se fue expulsado.

«Me voy con bronca. Reconozco que en la segunda amarilla que me sacan no lo trato bien al asistente. Tenemos muy abierta la herida acá de una final, exactamente la misma mano. Estábamos haciendo un partido muy inteligente, estábamos creando situaciones y ellos no nos podían entrar por ningún lado. El árbitro tiene que entender que uno tiene las sensaciones a mil. Ahora uno se arrepiente, en frío, pero después del penal fue otro partido», reflexionó Fumero.

Precisamente el atacante hizo alusión a la definición por el título del Torneo Apertura 2014, hace cinco años, en que Elenense quedó reclamando una mano de Pablo Druetta en el final del partido. «La bronca es que él (Monsón) no cobra la mano, pasan creo que 20 segundos y después cobra penal», se refirió a la sanción de este martes.

«Me parece que estábamos haciendo un partido bastante inteligente hasta el penal, bastante dudoso. Después se descompaginó todo», resumió el arquero de Elenense, Fabricio Tabera.

Por el lado del Atlético Ascasubi, Franco Callegari consideró que fue un buen partido de su equipo. «Por ahí pecamos en algunas imprecisiones que nos hicieron sufrir un poco», evaluó.

Consultado por la jugada del penal, el entrenador aurinegro apuntó que el línea cobró la mano, no el árbitro. «La pelota va hacia el arco y la mano se interpone entre la pelota y el arco, entonces se interpreta que corta el avance, eso fue lo que me dijo el línea», comentó.

«Sabíamos que teníamos un rival difícil. Nos quedan cuatro partidos cruciales. Anduvimos bien en todas las líneas. En el primer tiempo regalamos un poco en la defensa, pero en el segundo pudimos abrir el marcador y lo cerramos sobre el final», analizó el capitán Harry Brouwer de Koning.

En alusión a la acción en la que casi convierte un gol en contra, resumió: «Rebotó, le queda a uno de ellos, rebota y me queda en el pecho. La saqué antes de que entrara».

Sobre el penal, indicó que sus compañeros vieron con claridad que el defensor de Elenense impactó la pelota con la mano.

FOTO: Archivo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.