“Quiero desearle a toda la comunidad una hermosa Navidad y hermosa Nochebuena. Que no sea tan importante la garrrapiñada, sino los buenos modos, la amabilidad, la ternura. Por una noche, nos olvidemos de las diferencias y los desencuentros”, pidió el padre Gerardo Morra de visita en nuestros estudios.

Esta noche, en la parroquia Inmaculada Concepción, se realizará un encuentro de Navidad para solos, una noche sencilla con excelentes cocineros y alrededor de 30 personas. “Estuvimos en duda de hacerlo por el tema del COVID, pero lo haremos al aire libre, con todas las precauciones. No nos vamos a privar de reunirnos. En el fondo, lo más importante no es la comida ni el menú, sino el juntarnos”, expresó.

Repasó el calendario de misas entre hoy y mañana y apuntó que, posiblemente después de Pascuas, podría emprender un nuevo desafío en el norte boliviano.