“Fue casualidad que uno prestó atención a la barranca. Estaba acompañada por Diego Farías y unos amigos que habían venido. Caminando, vimos algo que no pasa desapercibido. Vimos que eran pequeños huesitos que tenían una forma. Pensamos que podía ser un fósil. Sacamos la foto, googleamos a ver qué tipo de animal podría ser y mandé la foto a la Municipalidad para que pudieran hacer algo con eso y no se perdiera”, narró Romina Allemandi, la vecina de Villa Ascasubi que fue la primera en identificar este hallazgo.

“Conocimientos de fósil tengo por haber ido a museos, me interesaba. Nunca me imaginé que pudiera ser lo que es. Fue a mediados de marzo que fuimos a caminar y lo vimos y lo notifiqué para que se pusieran al tanto”, agregó.

Al googlear, por las características de la forma, estimaron que podría haber sido un gliptodonte. “Fue suponer, no conocer qué era”, añadió.

Una amiga de Salsipuedes, con su pareja, también se dieron cuenta. “Estamos contentos porque al final se concretó lo que habíamos descubierto”, apuntó Allemandi, que además de ser psicológa, es bombera voluntaria.