La visita de integrantes de la Generación Dorada le dio un toque especial al cierre de las actividades deportivas en la Semana del Deportista en Río Tercero.

El viernes, antes de firmar autógrafos y sacarse fotografías con el público que se llegó al polideportivo municipal Marciano Melo y visitar el Museo Generación Dorada, los extraordinarios basquetbolistas que supieron representar al país dialogaron con Radio Capilla.

Alejandro “Puma” Montecchia reconoció que hacía dos años que no se veía con algunos compañeros con los cuales coincidió en Río Tercero.

“Nos llena de orgullo haber vivido ese momento del deporte argentino”, recordó sobre la gesta dorada en Atenas 2004. Actualmente con 50 años y 15 desde el retiro, el bahiense subrayó que es importante que haya ciudades que sientan así el deporte, reconociendo la gran cantidad de representantes que surgió de Río Tercero como también del básquet bahiense.

El momento de quiebre para saltar a ser deportista de elite mencionó que fue en el club, que se preocupó por tener los mejores formadores. El quiebre fue a los 16 años, cuando un jugador del club fue convocado a la selección argentina de cadetes. Dos años después le llegó su turno, e incluso ganó el Sudamericano. Así llegó la chance después de debutar en la Liga Nacional.

“Uno siempre va a extrañar jugar. Fui ayudante técnico en Bahía Básquet pero no es lo mismo que jugar. Es irremplazable. Pero despunto el vicio yendo a tirar al club y viendo básquet. Es la manera de mantenerme vinculado a este deporte.

Posteriormente, el entrenador Rubén Magnano, formador de aquel maravilloso grupo dorado, bromeó sobre aquella corrida con la “palomita” de “Manu” en Grecia, en el debut olímpico: “Fue una carrera muy interesante, hasta picaresca, con un skipping de excelencia, producto del aprendizaje en el profesorado de Educación Física, y muy inusual en mí, pero lo volvería a ser. Hoy la vida te da la posibilidad de encontrarte con esta calidad de personas y jugadores. Quiero destacar la inteligencia del municipio de Río Tercero de utilizar el deporte en el buen sentido como elemento de formación de la sociedad, es agente multiplicador. Es una idea muy inteligente”.

Respecto a cómo se logró semejante gloria, destacó la calidad de la materia prima que fueron los jugadores, con mucho fuste a nivel internacional, recorriendo un camino muy laborioso y con mucho esfuerzo, a disposición del equipo. Hoy, aquel triunfo ante el Dream Team, plantel NBA en 2004, llevó a un documental norteamericano. “Fue un cachetazo del básquet FIBA a la NBA. Tanto en Indianápolis como en Grecia, jugamos dos juegos de manera brillante”, apuntó el director técnico.

En casi 20 años, en la conducción del seleccionado estuvieron apenas tres entrenadores. “Muestra a las claras la apuesta, una conducción muy saludable. Eso no se ve mucho en el fútbol, que es otro universo. Me quedo con lo nuestro, con la buena postura de la dirigencia de darle importancia a la imagen del entrenador y su trabajo”, repasó.

Actual entrenador de Uruguay, se prepara para una ventana decisiva buscando la clasificación al Mundial.

A su turno, Andrés “Chapu” Nocioni expresó: “La idea (de este encuentro) fue surgiendo con el Museo de la Generación Dorada, que ya se había hecho en Tecnópolis. Salió la idea de venir a Río Tercero y se tomó la posibilidad de venir con el museo. Uno se va acostumbrando a que terminó una época y empieza otra. Se extraña, sobre todo el vestuario, la convivencia y las amistades, pero estamos en otra etapa de la vida”.

“Primero, hay que agradecer a la gente el cariño que nos da en todo momento. Creo que estos eventos son para eso, para devolverle todo el apoyo que nos dieron. Uno se siente orgulloso de estar acá presente”, indicó.

Su actuación sublime con el seleccionado argentino se dio para acceder a cuartos de final en Río 2016 ante Brasil, entre otros tantos logros. Jugando en Baskonia surgió la chance de sumarse a la NBA, en el prestigioso Chicago Bulls en el que supo brillar Michael Jordan. “Fue un placer jugar en un equipo con tanta historia en el básquet”, destacó.

Sobre el reciente documental norteamericano, mencionó sentir orgullo de que los hayan tenido en cuenta porque el básquet FIBA llegó a cambiar la NBA: “Cuando aparecen estos documentales, uno se va dando cuenta de la magnitud y el impacto de haberle ganado a una potencia como Estados Unidos”.

Hoy, “Chapu” trabaja para la televisión como comentarista. “Creo que es un proceso normal con el subcampeonato mundial, que fue un momento único para el básquetbol argentino. Hay que sacarse el sombrero ante estos jugadores que por mucho tiempo fueron sombra de un equipo como el nuestro, han hecho su propio camino y lo hicieron de manera mágica e increíble”, señaló sobre la nueva camada del seleccionado argentino.

Finalmente, Leonardo Gutiérrez mostró sentirse muy contento compartiendo el evento en Río Tercero. “Tener esta posibilidad de tener el museo y que la gente vea parte de nuestras historias deportivas es algo muy lindo, compartiendo el sentimiento que sentimos por la selección. Muchos chicos chiquitos, cuando pasó lo nuestro, no habían nacido, y es muy lindo que conozcan la historia”, destacó.

“Saber lo que tenía que hacer y no pedir más de lo que podía dar. Sumar un granito de arena a la construcción del equipo era lo importante y por eso fuimos tan buenos como equipo. Cada uno ponía, nadie sacaba. Cada uno sabía lo que podía dar”, mencionó como clave para formar parte y aportar desde su rol al equipo argentino.

“No es lo personal lo que me gratifica, sino lo colectivo”, subrayó al ser consultado si le quedó algo pendiente en el básquet.

También brindó su testimonio Hugo Sconochini, que recordó la falta no cobrada en la final del Mundial 2002 y destacó que esa injusta derrota hizo más fuerte al grupo desde lo mental para Atenas 2004.

La secretaria de Deportes, Rocío Comba, realizó un balance de la Semana del Deportista.

El intendente Marcos Ferrer destacó la convocatoria en las actividades de la Semana del Deportista.