Un par de días después del tremendo golpe sufrido en el clásico ante Atlético Río Tercero, el atacante Juan Bruna, de Sportivo 9 de Julio, se recupera lentamente del daño sufrido en el ojo derecho.

“Estoy bien, un poco dolorido, pero más tranquilo después de visitar al oftalmólogo. Por suerte, no tengo nada en el ojo. Por lo que se ve en los estudios, por ahora no afectó al ojo interno”, destacó en diálogo con La Capilla Deportiva.

“Recién el martes me pude hacer los estudios, porque el lunes no podía abrir el ojo. Fue una desgracia con suerte. Estuvo a uno o dos milímetros del núcleo del párpado y de la retina, que si me pega ahí, se produce el desprendimiento”, apuntó con mayor tranquilidad el delantero, que había ingresado en el segundo tiempo del clásico.

Consultado por la jugada en cuestión, repasó: “Fue un centro al área en el que voy en busca de la pelota a cabecear y me encuentro con el codo. Siento que fue en el ojo, sentí una presión tremenda. Después veo sangre y estaba mareado. Me llevaron al hospital pero no me acuerdo tanto después de eso. No llegué a estar inconsciente”.

“Fue un codazo. Apenas caigo, protesto penal. El árbitro dijo que era choque de cabeza. Por el corte que tenía, era imposible. Como fue una jugada rápida, tampoco mis compañeros protestaron tanto. Desde el banco se vio más claro. El árbitro estaba de frente a la jugada”, amplió Bruna.

“Fue el 3, (Nahuel) Romero. No sé si fue queriendo, con mala ‘leche’, pero estamos expuestos a eso. Soy un jugador que va mucho al choque. Lo que más me molestó es que el chico en ningún momento me llamó ni me mandó un mensaje. Sí me escribió ‘Pipo’ (Acotto) y algún otro chico de Atlético”, reconoció.

Ayer se conoció el fallo del Tribunal de Disciplina de la LRRF sin alusión alguna al hecho. “En las imágenes se ve claro el codazo. Iba a presentar la dirigencia un reclamo. Pero es cuestión de los dirigentes y del club. Yo estoy tratando de recuperarme. Por suerte, no pasó a mayores, aunque por el momento no puedo ver bien”, deslizó el atacante.

En cuanto a cómo proseguirá la recuperación, indicó: “Me hicieron una ecografía ocular. Gracias a Dios, el ojo no está dañado. Tiene hematoma y tengo el ojo rojo. Veo nubloso. Con los días, se va a empezar a desinflamar. La semana que viene me van a sacar los ocho puntos que tengo en el párpado. Estoy con calmante, hielo, antibióticos y gotitas. De a poco, va pasando el mal trago”.

La lenta recuperación de Bruna, a días del clásico.
VIDEO DE PASIÓN DEPORTIVA TV (recortado de https://www.youtube.com/watch?v=6N9SgNx3edw).