RÍO TERCERO: DENUNCIAN OBRAS PARALIZADAS EN BARRIOS MONTE GRANDE Y CASTAGNINO

En diálogo con Radio Capilla, Carlos Lucero, presidente de la Cámara de Comercio Barrial y presente acompañando a Fernando Salvi en la presentación de la Fundación para la Justicia Social filial Río Tercero delegación barrio Monte Grande, se refirió a la situación de la zona.

“Todo lo que está relacionado a acción social siempre es para felicitar y es bienvenido por la necesidad que padecen los barrios de las periferias. Por eso, un agradecimiento muy grande a Fernando Salvi por esta iniciativa de traer esta fundación a este barrio, que tiene muchas complicaciones a nivel social”, señaló el dirigente.

En cuanto a obras que se están llevando adelante por la Municipalidad de Río Tercero, indicó que hay retrasos: “Siempre digo que toda obra que se haga, bienvenida sea, pero se tiene que respetar. La obra se tiene que iniciar y terminar para no generarle un trastorno al vecino y a los comercios. Cuando se corta una calle, no se trabaja lo mismo”.

Consultado por el salón que llevará el nombre de Elvio Acotto, evaluó que ha sido una falta de respeto el anuncio de una obra paralizada: “‘Pipo’ es un gran amigo. Una crítica constructiva: creo que por el gran trabajo social que ha hecho en todos estos años, antes de darle el nombre a un lugar que no está terminado, lo vi como una falta de respeto hacia él. Se tendría que haberlo condecorado una vez que el salón esté terminado. La obra son paredes, sin contrapiso ni losa ni nada. Lo tomé como una falta de respeto a ‘Pipo'”.

También aludió a obras postergadas en barrio Castagnino que, con fondos nacionales, pretenden ser cobradas a los vecinos como contribución por mejoras. “Están adoquinando las calles y agradecemos las obras, pero es un desastre. Los vecinos están enojados porque hace aproximadamente un mes que se arrancó con el adoquinado y todavía no se terminó una cuadra y han removido varias cuadras, que están intransitables. La gente está presa, sin poder ingresar el vehículo a su casa. Ahora que ha llovido, es un desastre. No sé cuándo van a terminar esa obra. Las agradecemos cuando vienen, pero tienen que controlarlas. La gente de barrio Castagnino está muy enojada por cómo se están llevando adelante esas obras”, fustigó Lucero.