Este viernes falleció Juan Humberto Bruno, a los 93 años de edad, uno de los promotores del automovilismo en Villa Ascasubi y que junto a Danilo Mari marcó huella en el deporte local y regional.

“Se fue el último de los guerreros del Ford T de carretera, era el único que quedaba de esa época de las carreras, época del trabajo después de hora en el taller, experimentar y desarrollar elementos para competición, cosas que hoy vienen listas y probadas”, recordó uno de sus hijos, Walter Onofre o simplemente “Tato”.

“Estamos siempre con los fierros gracias a él, que nos inculcó y nos llevó. El taller cumplió 70 años, fue inaugurado el 5 de marzo de 1952, es diez años mayor que yo. El motocross en esa época tenía un auge muy especial, nos gustó, nos enganchamos y logramos algunos triunfos y logros lindos, sobre todo por las amistades que se generan por todo esto”, agregó. “Llevamos los colores amarillo y negro de Villa Ascasubi siempre para algún lado. Y él fue el que generó eso. Era el último de la camada de los que corrían en Ford T. Con un taller y un grupo de amigos, lograbas ser competitivo a nivel nacional”, recordó.

De acuerdo a “Tato”, Berto corrió hasta los años ’70 y en aquellos viajes eran alojados en casas de familia de diferentes pueblos. “Corría Ford T Carretera a nivel nacional, era del Centro de la República. Se creaba una pista de tierra. Acá se hacía de la rotonda. La Vuelta de Hernando pasaba por Hernando, Pampayasta, Villa Ascasubi, Fother y Tancacha, era una vuelta de 104 kilómetros, eran cuatro vueltas a una pista generada entre los pueblos, con dos vueltas a la mañana y dos a la tarde. Acá se hizo una carrera por el ’67 o ’68 y una institución iba al frente de la organización y se canalizó a través del Club Atlético Ascasubi, fiscalizado por la Federación. Se llegaron a hacer tres carreras y era todo un acontecimiento para el pueblo. No había hotel en Villa Ascasubi y los pilotos y acompañantes se alojaban en casas de familia, generando un movimiento hermoso una vez al año, era un evento muy esperado”, repasó “Tato”.

Edsel también siguió sus pasos por diferentes competiciones como navegante y hoy su nieto Fran transita una incipiente carrera en los deportes mecánicos.

En diálogo con La Capilla Deportiva, el periodista especializado en automovilismo Jorge Amaya recordó el trabajo efectuado en el taller para preparar el Ford T, según le supieron contar, y luego las motocicletas en las que corrían los jóvenes Bruno.

Cabe recordar que Berto, además de mecánico, fue copiloto acompañando durante varios años a Danilo Mari, representando a Villa Ascasubi en diferentes puntos de la provincia y el país.

Primera cucaracha, año 1956. De izquierda a derecha: Pedro Coppini, Avelinato Agüero, Berto Bruno, Ernesto Branca, Naldo Brarda, Danilo Mari, El Nene Bruno y Don Juan Suescun.

FOTOS: Gentileza Ana María Suescun.